Seroma, qué es y cómo se soluciona

Seroma, qué es y cómo se soluciona

 
El seroma es una complicación habitual en las intervenciones de cirugía que impliquen importantes despegamientos, como es el caso de las abdominoplastias o las intervenciones relativas a la reconstrucción de las mamas.

Se trata de una acumulación anormal de fluidos serosos en un espacio que ha sido vaciado de tejido por la cirugía. En muchas ocasiones se soluciona por sí solo, pero en otras es necesario recurrir a un tratamiento eficiente y periódico.

Los fluidos serosos se forman como una masa o tumefacción creada por la proliferación de suero, parte fluida de la sangre formada tras eliminar las células y la fibrina. Puede tratarse de un líquido acuoso y claro o estar mezclado con sangre y tornarse amarillento o rosáceo.

Seroma - clinica dr taverna

¿Cómo se crea un seroma?

En las intervenciones que implican grandes cortes y manipulación de la piel y del tejido graso, como las  abdominoplastias, liposucciones o cirugías de mamas se genera un daño en los vasos sanguíneos y linfáticos que dan lugar a un proceso inflamatorio que provoca exudación, además de un aumento de leucocitos e inmunoglobulinas. Esto genera una mayor inflamación, pero al estar dañados los vasos sanguíneos y linfáticos, éstos no son capaces de drenar el líquido exudado, con la consiguiente acumulación del mismo en las cavidades y tejidos que han sido vaciados. Los seromas suelen aparecer a partir del séptimo día postquirúrgico y, cómo he comentado anteriormente, pueden desaparecer solos o necesitar un tratamiento específico.

¿Cuáles son los síntomas de un seroma?

Los pacientes que lo padecen tienen los siguientes síntomas:

  • Cicatriz abultada e hinchada.
  • Fluctuación cercana a la cicatriz.
  • Molestia o dolor.
  • Piel caliente y rojiza.
  • Y a medio plazo, endurecimiento de toda la zona, por el tejido fibroso que se acaba formando.
  • Los seromas no contienen secreciones purulentas, no suelen crear infección, aunque en ocasiones, debido a su envergadura, pueden infectarse ligeramente y provocar unas décimas de fiebre.
  • Los seromas pueden dejar secuelas y complicaciones en la cicatrización. No se trata de una infección, así que no es necesario administrar antibióticos cuando éste aparece, a no ser que después se inicie un proceso infeccioso debido a la falta de tratamiento del mismo.

Los  seromas habitualmente se detectan en las revisiones postquirúrgicas no dando lugar a complicaciones mayores.  

 

¿Cuál es el tratamiento para un seroma?

El tratamiento, en esencia, consiste en el uso de drenajes, vendajes o prendas compresivas y limitar la actividad física para evitar complicaciones. Los masajes linfáticos practicados por un fisioterapeuta también son muy adecuados. Además de este tratamiento, es necesario cerrar el tejido de forma interna para evitar dejar grandes cavidades en las que pueda acumularse líquido.

En el caso de encontrarnos con un seroma importante o que comprometa el bienestar del paciente, se deberá drenar el líquido por punción y repetir la operación en varias sesiones periódicas hasta eliminarlo por completo.  Sólo en los casos en los que el drenaje no sea suficiente se optará por la cirugía para eliminar de esta forma todo el líquido.

En el caso de los seromas pequeños, se reabsorben por sí solos y no necesitan tratamiento, aunque pueden llegar a provocar irregularidades en la superficie.  

El seroma es una complicación que no suele ser peligrosa, pero que requiere de mucha paciencia por parte del paciente y constancia para que este problema se soluciones de la forma más rápida posible.

 

¿Quieres más información?

932 058 334
administracion@clinicataverna.com
https://www.clinicataverna.comcirugia-plastica-facial-barcelona/rinoplastia
📍Pg. de Gràcia, 60, Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *